¿Cuál es mi tipo de piel?

¿Cuál es mi tipo de piel?

Hay 4 tipos de piel principales:


Piel Grasa: ¿Tienes la piel brillante, poros más visibles, propenso a puntos negros y brotes, pero a veces siente la piel tirante?


Piel Mixta: ¿Tienes poros algo visibles, textura suave, coloración saludable? ¿Sueles tener las mejillas secas y tener algo de grasa en la zona T?


Piel Seca: ¿Tu piel se siente tirante después de la limpieza? ¿Alguna descamación y opacidad en la piel?


Piel Normal: ¿Tu piel está equilibrada en la producción de grasa? ¿Tus poros son apenas visibles? ¿Tu piel es suave?


Ten en cuenta que, si bien tu tipo de piel tiende a ser dictado por tu genética, puede cambiar con el tiempo debido al envejecimiento, las hormonas y también verse afectado por las estaciones, el clima y el entorno en el que te encuentras. 

Vigila tu piel y ajusta tu rutina según sea necesario. Ahora que haz definido tu tipo de piel, te presentamos la mejor manera de orientar tu rutina...

Piel grasa

A menudo causado por la producción excesiva de sebo, este tipo de piel puede tener un exceso de grasa visible en la piel y poros bloqueados, lo que puede causar un aumento de brotes, imperfecciones y puntos negros. Usa el AM para limpiar, proteger con antioxidantes e hidratar ligeramente. En la noche es donde puedes incorporar una doble limpieza y exfoliantes químicos para una limpieza más profunda.


¿Tengo piel grasa?

  1. Exceso de grasa en la superficie de la piel.
  2. Poros grandes y visibles
  3. Brotes e imperfecciones regulares
  4. Propenso al acné (puntos blancos y puntos negros)

Consejos:

  • Doble limpieza por la noche para limpiar primero la suciedad y luego limpiar profundamente los poros.
  • Al hacer ejercicio, recomendamos limpiar la piel grasa tanto antes como después para evitar que los poros se obstruyan con el sudor.
  • Sigue siendo importante utilizar un humectante incluso con los tipos de piel más grasos. Opta por un humectante ligero.
Piel Mixta

Este tipo de piel suele mostrar una zona t grasa (frente, nariz y barbilla) mientras que las mejillas son normales o secas, pero puede ser una combinación de diferentes tipos de piel. La clave está en trabajar las distintas zonas. Mezcla y combina productos estratégicamente para hacer frente a las diferentes necesidades de de tu rostro.

¿Tengo piel mixta?

  1. Zona T más aceitosa que el resto de la cara
  2. Sequedad / tirantez durante los meses de invierno
  3. Poros más pronunciados

Consejos:

  • Identifica que tipo de piel mixta tiene y observa qué provoca que la piel cambie, por ejemplo, estrés, sueño, dieta, hormonas.
  • Ten en cuenta que no hay productos que técnicamente funcionen en pieles mixtas, así que profundiza en los ingredientes para asegurarte de que sea lo que tu piel necesita.
  • El uso de exfoliantes químicos y sueros es mejor para apuntar a áreas específicas en lugar de limpiadores generales / limpiadores en espuma.

Piel Seca

Causada por falta de sebo así como por la falta de agua en las capas superiores de la piel. Debemos ser conscientes de la diferencia entre piel seca y deshidratada. Con la piel seca, queremos enfocarnos en agregar la humedad nuevamente y reparar la barrera de la piel que puede verse comprometida, lo que significa que no se retiene la humedad. Usa la mañana para hidratar, proteger y nutrir y la tarde para estimular y tratar la piel, por ejemplo, una exfoliación suave para eliminar las células muertas / secas de la piel y la estimulación de la renovación del cuidado de la piel

¿Tengo piel seca?

  1. Opacidad
  2. Escamadura
  3. Enrojecimiento / irritación
  4. Textura áspera

Consejos:

  • Introducción de ácidos grasos que no son fabricados por el cuerpo. Los alimentos grasos como el pescado, las nueces, el aguacate, las semillas y las coles de Bruselas aportarán aceites a la piel, mientras que los suplementos de Omega 3 y 6 también son beneficiosos, especialmente en invierno.
  • La hidratación es clave. Recomendamos usar ácido hialurónico, además de una crema hidratante. No siempre es necesario usar una crema espesa para la piel seca; estas pueden ser excelentes para humectar la capa superficial, pero también es importante combinarlas con un producto con un peso molecular más bajo para penetrar e hidratar más profundamente en la piel.
  • Ten cuidado con la limpieza excesiva que puede despojar a la piel de sus aceites naturales, evita los exfoliantes físicos / cepillos de limpieza que pueden dañar la barrera cutánea.

Piel Normal


La piel normal tiende a ser bastante constante, aunque puede verse afectada por las estaciones. La piel sana y normal tiende a ser más común en las personas más jóvenes y también es indicativa de un cuerpo sano y equilibrado, por lo que es un buen punto de referencia para notar si algo cambia en tu bienestar. La mejor rutina para la piel normal está enfocada a la prevención, protección e hidratación porque queremos mantener una piel así el mayor tiempo posible.

¿Tengo la piel Normal?

  1. Textura suave
  2. Poros imperceptibles
  3. Imperfecciones o brotes mínimos

Consejos:

  • Si bien puede resultar tentador ver la piel sana como un lienzo en blanco para experimentar, es importante mantener una rutina constante y evitar cualquier cosa que pueda desequilibrar o desestabilizar innecesariamente. Introduce nuevos productos lentamente.
  • Concéntrate en el mantenimiento y en cualquier otro problema que aún pueda ocurrir, como la pigmentación o la deshidratación.